Os presento a Rosa




Os presento a Rosa

Es pintora de nacimiento..... y hace algunos años que sus amigos la descubrieron como escritora.

Ella es arriesgada,única como una pieza original, sin copiar nada de nadie, e imposible de copiar, es…. Rosa, sin más.

En este blog os va a dejar trocitos de su alma y de su corazón.


ESTE BLOG ESTA REGISTRDO


*****************************************

viernes, 19 de agosto de 2011

CUENTOS DEL HADA MARIPOSA

Metamorfosis en el bosque encantado.




Estaba la reina de las mariposas, posada sobre la fresca yerba del frondoso bosque encantado, descansando de un largo viaje.
Cuando de improviso vio,  acercarse por el sendero a una hermosa joven.

Caminaba despacio, con la cabeza baja, los pies descalzos, el pelo rojizo recogido en un alto moño adornado con un prendedor de florecillas silvestres, vestida con un ligero y veraniego traje  amarillo, llevaba  en una mano una carta y una flor, en la otra un pañuelo.

La joven se para, mira sin ver el bosque y suspirando se sienta sobre la yerba mojada. Deja la flor en su regazo y lee la carta, dos lágrimas amargas brotan de sus hermosos ojos, se las seca con su blanco pañuelo y suspira.

No ve nada más, no se da cuenta que la reina de las mariposas ha llamado a todas sus hermanas, que volando en silencio, se han posado en el verde tapiz del bosque, formando una alfombra multicolor, única, viva y hermosa alrededor de la joven.
La reina de las mariposas, se posa en el hombro de la joven y aletea rápido, para sacarla de su ensimismamiento,

La joven suspira, abre los ojos y por fin ve el bosque en todo su esplendor. El césped cubierto de mariposas de mil colores que forman un espléndido tapiz.
La reina de las mariposas la susurra al oído;

.- Querida niña, estas destinada a ser un hada, tú lo intuías, y por eso viniste a este bosque encantado sola, esperando un milagro. Aquí estamos las mariposas para ayudarte. Seremos tus compañeras eternamente, volaras con tus alas de mariposa, allá donde seas llamada. Siempre estarás acompañada de tus poderes mágicos.

.- ¿Cómo te llamas, hermosa joven? Le dijo la reina de las mariposas.
.- Me llamo Luscinda
.- Hermoso nombre para un hada

La hermosa joven no salía de su asombro, las mariposas tejían unas hermosas alas amarillas, que por arte de magia se pegaron a ambos lados de su espalda, sobre su cabeza unas guirnaldas de flores brillantes. Ella se había olvidado la carta y la flor que conservaba todavía en su mano derecha, hasta que la Reina de las mariposas le hizo la siguiente pregunta.

-. Dime Luscinda, ¿de quién es la carta que conservas en tu mano junto a esa flor?
.- Hay….., es de un amor imposible, dijo  Luscinda, dejando escapar una lágrima de sus hermosos ojos.
.- Para un hada no existe nada imposible Luscinda, cuéntame tu historia y te ayudare a que tu sueño imposible se haga realidad.

.- Claro que te la voy a contar Reina de las mariposas, espero ese milagro que dices que se consigue con la magia de las hadas. Yo conocí a mi amado en un pequeño pueblo lejos de mi ciudad, es de otro país lejano, el cual yo conozco y amo. Él es un hermoso joven de corazón limpio y alma blanca. El destino quiso que nos conociéramos los dos, pues como tú bien ya sabes reina, el guión de nuestras vidas está escrito.
Nos enamoramos los dos sin decirlo con palabras, se leía en las miradas, se sentía en el corazón, nuestras almas se habían reconocido, ya habíamos estado juntos en muchas vidas. Tú ya conoces estos secretos Reina de las mariposas, pero en esta vida se nos ponen muchas dificultades para vivir juntos nuestro milagro de amos, Él me dice en esta carta que quizás tenga que partir…. Y me manda esta flor jurándome amor eterno…. Yo ya lo he leído en sus ojos mil veces…. No quiero que se aleje, se me parte el corazón, mi alma sufre…. Pero una voz interior me dice:
 “Lucha contra la cruel mano que os quiere separar, de ese modo estaréis juntos toda la eternidad, es vuestro destino, no desfallezcas tú tienes el poder, ¡adelante Luscinda! “

Y ahora tú, Reina de las mariposas, me traes este hermoso premio de convertirme en hada, con mágicos poderes…. ¡Esto sí que es un milagro, gracias, muchas gracias, reina!
No solo lucharé por mi amado, sino que me convertiré en:

El hada protectora de los amores imposibles.

.- Perfecto Luscinda, has hablado con tu generoso corazón, las mariposas y Yo te rociaremos con el polvo dorado de las hadas que guardamos en nuestras halas, solo para casos especiales como este, y sentirás el poder de la magia en tu corazón, esta vivirá contigo eternamente.

Así lo hicieron las mariposas y Luscinda se convirtió en: El hada protectora de los amores imposibles. Por toda la eternidad, y claro vive junto a su amado para siempre, eternamente estarán juntos, pero Él no sabe que ella es un hada, las alas de Luscinda, son invisibles, quizás algún día Él alcance un grado superior y vea el mundo de la magia con todo su esplendor, y compruebe lo afortunado que es por ser tan amado por Luscinda.
Y yo te digo mujer enamorada, que el verdadero amor siempre triunfa.

¡Coge tus alas invisibles de hada y el poder de la magia, las encontraras en El bosque encantado, en el prado donde se posas las mariposas, formando un hermoso tapiz de colores, entra en él, vamos a qué esperas!

Si lo haces, serás eternamente feliz.
¡Pero no compartas este secreto con nadie!
Hasta siempre amiga, un beso de esta hada vestida de rosa, que es el color del amor. Yo soy tu Hada Madrina.




HAMANDA, UN HADA  


Estaba una dulce niña, sentada en una silla blanca,
Estaba triste la niña, no sabía que ella, era un hada.

Soñaba despierta, sentada en su silla blanca, con príncipes y princesas, con gnomos, duendes elfos y hadas;

Pero la niña Amanda, no sabía que ella era un hada.

Así pasaba las tardes, sentada en su silla blanca, en su mundo de sueños, sin mirar todos los seres que la rodeaban, miraba las paredes de su cuarto, azules…con nubes pintadas… su armario ropero lleno de ropas caras, su cama con dosel, muy cara, con las mejores sábanas, con las mejores mantas, con la mejor colcha con princesas pintadas…. Y en la pared aquel cuadro, que un día le pinto su Yaya, la imagen de un hada de luz con su barita mágica….. Y aquella tarde recordó…. Con un suspiro, como si nada, lo que al entregárselo le había dicho su Yaya...

Amanda, aquí tienes a tu hada, todas las noches cuando estés sola en tu cuarto azul, en tu cama de dosel y sábanas blancas…. Coge el cuadro de tu Hada, ella, está viva, ella, no está pintada. Acerca tú cara al cuadro, déjala que te toque con su barita mágica, te llevará en un suspiro, al país de los duendes, elfos y hadas, y de ese modo sabrás, amor mío, que tú también eres un Hada….

Esto cariño, solo lo recordaras cuando yo me valla al país donde residen las luces blancas. Entonces y solo entonces cojeras este cuadro y siguiendo mis instrucciones, me encontrares en el trono de las Hadas, junto a mis hermanas, vestida de rosa, con mis mejores galas, y desde ese momento. Amor mío, se acabara para ti soñar sentada solita en tu silla blanca, porque vestida de arcoíris cada noche vendrás a este mundo que es el tuyo, al mundo de los príncipes y princesas, los duendes los gnomos, los elfos y las hadas.

Pero no se lo cuentes a nadie, a nadie, porque es el secreto más grande de los niños que sueñan despiertos con los cuentos que les cuentan sus Yayas, encontraras en este país de encanto muchos, muchos que siguen creyendo en hadas, jugaras con ellos, en silencio, sin gritos ni escándalo, solo el murmullo de la brisa que se siente cuando un hada mueve sus alas.

Cuando los encuentres en tu realidad, esa de colegios las calles y las casas, no les digas nada, sonríeles con los ojos y abrázalos con el alma, y sentirás en ese momento como te toca con su barita mágica, tu Yaya, tu Hada…porque ella ha sido es y será eternamente la que siempre te acompaña.
Y Amanda se levantó de su silla blanca, le hizo caso a su Yaya, tomó el cuadro y se convirtió en del hada Arcoíris, esa que tanto los niños aman.

Al salir de su habitación azul esa tarde, Amanda le dice así a su padre:

“Papá, quiero que pongas en la puerta de mi cuarto azul, una cerradura encantada, con una llave de oro con una cadenita dorada, para que me la pueda colgar en mi cuello, como hace mamá, con sus joyas amadas.

Es para mantener en secreto las cosas que he vivido esta noche en este cuarto encantado de mi mundo de las sábanas blancas, de mi cama con dosel en mi cuarto pintado de azul y con nubes blancas. Que ahora no están pintadas, que son de verdad y cuando las miro me conducen al país de las hadas de la mano de la que me pintó mi Yaya”

Su padre sonriendo responde:

“Pues claro que si amor mío, precisamente tengo la llave guardada en esta cajita dorada que me entrego tu Yaya, antes de irse al reino de las luces blancas. Ella me dijo; Cuando yo parta hacia el reino de las luces blancas, aquel donde viven los príncipes, princesas, duendes, elfos y hadas, dale esta lleve de oro a mi adorada Amanda, solo cuando te la pida, pues será señal que ya conoce el secreto del reino de las inmortales hadas.”

Amanda tomo la lleve y cerro con ella el cuarto, para solo dejar entrar en él a los seres que creen que hay otros mundos donde viven eternamente los príncipes y princesas, los duendes y los gnomos, los elfos y las hadas, que el país de los cuentos existe que la fantasía nunca se acaba, que los niños y niñas nunca envejecen aunque con el pasar de los años se les arruguen las caras, porque cuando entran en el cuarto azul de Amanda son los eternos niños y niñas de las cares alegres y sonrosadas.
Y yo, la Yaya de Amanda, os digo desde aquí, desde esta esquinita del cuento, que entréis sin miedo en él, de la mano de las Hadas, de esas que os siguen pintando las yayas.

(escrito por: Rosa Lopez en Almeria, 2001)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada